Escuelas Lincoln

Proyectar para la Asociación Escuelas Lincoln. Una poderosa experiencia.

 

La arquitectura aplicada en la creación de entornos educativos influencia de manera importante la forma en la que se realizan tanto el aprendizaje como la enseñanza.
El desafío es mayor cuando se trata de una institución que cuenta con una rica historia y reputación por proporcionar una educación de nivel internacional a un alumnado multicultural en Buenos Aires.
 
La Asociación Escuelas Lincoln nos invitó a participar de un concurso privado para el diseño de un nuevo edificio destinado al nivel primario de la institución, del cual participaron cuatro estudios de destacada trayectoria.

Tras concluir las diferentes fases del proceso de selección que constaban de evaluaciones rigurosas por parte de un equipo de distintos profesionales, nuestro proyecto salió ganador.

 

Requerimiento del Concurso


El programa consistió en realizar un nuevo edificio para la escuela primaria, construcción que consta de 23 aulas, biblioteca y gimnasio.


Análisis y Evaluación

El pliego del concurso constaba de un Master Plan que proponía una idea de ubicación de los distintos sectores del colegio, además de un programa específico que se debía respetar. El grupo de arquitectos, luego de analizar ambos aspectos y de realizar un recorrido en el campus, decidió realizar una propuesta innovadora y que tuviera en cuenta todas las necesidades y posibilidades brindadas por el terreno y el campus existente.

Esta visión y comprensión de las diferentes complejidades del predio, tales como accesibilidades, conectividad, funcionalidad y organización de los diferentes sectores, nos permitieron profundizar sobre los aspectos que consideramos esenciales, y trabajar en forma integral con las diversas situaciones espaciales del Campus.

 

Propuesta

Concluido el diagnóstico, consideramos abordar en nuestra propuesta general el diseño de sectores que -sin formar parte de las bases del concurso- colaboran a darle unidad al conjunto, resolviendo aspectos funcionales, morfológicos y estéticos.

Fue así como llegamos al diseño de un edificio autosustentable, con espacios destinados a actividades didácticas que son atractivos, flexibles y dinámicos, aprovechando las potencialidades del entorno en cuanto a visuales y asoleamientos, y dándole una alta importancia a la secuencia de espacios tanto exteriores como interiores.

La propuesta articula lo nuevo con lo existente en un mismo esquema funcional. La solución adoptada permite resolver un edificio autónomo, pero interconectado. Los sectores de la escuela primaria y la escuela intermedia son partes de un mismo sistema, se conectan naturalmente y conviven con independencia.

Consideramos esta decisión de gran importancia ya que permite incorporar un nuevo elemento al sistema con total independencia, asociándolo e integrándolo estratégicamente al esquema funcional de mayor escala que propone la distribución de actividades del Campus.

Con el objetivo de disminuir el impacto de lo construido, en el diseño de la espacialidad utilizamos la topografía en beneficio de un planteo que logre terrazas verdes, ensamblándolas adecuadamente con las características morfológicas y funcionales de los edificios existentes.

Ubicamos estratégicamente la Biblioteca como “gran mirador” en el sector más alto y exclusivo de la propuesta, priorizando las áreas exteriores de lectura y descanso; y cada nivel educativo con sus propios espacios cubiertos, semicubiertos y abiertos para la realización de actividades pedagógicas especificas.

La flexibilidad espacial se complementa con el equipamiento de características modulares, móviles y adaptables a diferentes actividades pedagógicas.

El edificio proyectado intenta incorporar valores esenciales vinculados con la auto sustentabilidad y el recupero energético. Se utilizarán sistemas de parasoles para el control del efecto solar, y se incorpora al proyecto el concepto de terrazas verdes, las cuales permitirán una mayor aislación térmica de las cubiertas.

Los sectores de terrazas hacia el río serán protegidos del efecto del viento por planos vidriados protectores, diseñados y ubicados estratégicamente en función de la seguridad requerida para un colegio.

El edificio cumplirá con todas las características de un edificio inteligente, incorporará sistemas de control y consumo energético en las diferentes áreas de infraestructura. KWA


Equipo profesional:

Daniel Stinchi, Claudio Fraga, Pablo Dagostino, Pablo Rodríguez, Tomás Turrín, Marcela Sambuceti, Aníbal Rodolico, Diego Adad, Paula Cepa Fraga.


2018 © Kraftwelt – Arquitectura Corporativa