Claro. Edificio Corporativo Central.

Oficinas Administrativas para Claro Argentina.


La empresa AMX – CLARO nos encargó el Proyecto para la construcción de su edificio Corporativo Central, destinado a oficinas administrativas.
El edificio se emplazó en un terreno de importantes dimensiones, 60 m de frente por 40m de fondo con una superficie total de 2400 m2, ubicado sobre la avenida Brasil entre la calle Azopardo y la Avenida Huergo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Los requerimientos programáticos fueron analizados y desarrollados conjuntamente por nuestro estudio con los responsables del área de arquitectura de AMX – CLARO.
Este proceso nos permitió entender las necesidades y diferentes formas de trabajo e intencionalidades de la empresa en relación a este nuevo emprendimiento que representaría a AMX – CLARO entre las primeras marcas del mercado de telefonía celular y fibra óptica.


 

Requerimientos del proyecto

La propuesta proyectual se orientó en desarrollar un prototipo funcional y estético como disparador de la nueva imagen corporativa de CLARO en la Argentina.
Bajo esta necesidad estética – funcional decidimos que el edificio debía prioritariamente contar con plantas funcionales, ser rentable, eficiente y de alta flexibilidad para la articulación de espacios destinados a diferentes usos alineados con el perfil de una empresa dedicada a la tecnología y en permanente plan de expansión y transformación.
Luego de esta etapa de contacto con el cliente, fundamental en nuestro proceso de elaboración de ideas y propuestas, llegamos a la siguiente síntesis programática:
El edificio debería contar con 11 niveles (altura máxima permitida por código ) más dos subsuelos.
La superficie total construida sería de 14.000 m2 incorporando las áreas de servicio y cocheras.
Definido el perfil edificable, las funciones y áreas se plantearon de la siguiente manera:
1- Dos plantas de subsuelo destinada a 100 cocheras para estacionamiento de vehículos
2- Planta baja recepción
3- NODO de telecomunicaciones a ubicarse en planta baja aproximadamente 1.000 m2
4- Entrepiso Auditorio para 200 personas
5- 8 pisos de 1.000 m2 de planta libre para aéreas operativas con servicio sanitarios y técnicos
5- Comedor con terraza verde – expansión semicubierta y descubierta
6 -Gimnasio vestuario – Terraza de expansión

 

Análisis previos

Al tratarse de un edificio de mediana altura (11 pisos) verificamos las orientaciones y posibles visuales largas que podría llegar a tener a partir del 4to piso del edificio.
El frente orientado hacia el sur permitía una adecuada iluminación sin incidencia solar sumándose como ventaja una interesante proyección de vistas favorecidas por la presencia, al otro lado de la Avenida Brasil, de un campo deportivo educativo de importantes dimensiones.
Su otros dos bordes medianeros también poseían interesantes vistas:

  • Hacia el Oeste: Barranca del Parque Lezama- Ciudad.
  • Hacia el Este: Rio – Puerto.

El contra frente Norte presentaba visuales menos favorables.
Los edificios laterales en contacto con las medianeras no aportaban ninguna particularidad, destacándose un alto tránsito sobre la Avenida Brasil por ser una de las principales conexiones hacia el Puerto.
Por lo tanto, las proporciones del terreno y la evaluación de la altura máxima permitida nos impedía realizar un edificio con gran desarrollo volumétrico en altura, pero si lo pensábamos como un volumen único las proporciones del edificio a proyectar tenía dimensiones parecidas entre ancho y alto.
De este análisis comprendimos que la presencia objetual del edificio estaría definida no por su altura sino por el largo ganado sobre la Avda. Brasil: en una cuadra de más de 150 m/L, obtendríamos un frente de 60 m. de largo dentro de una manzana atípica trapezoidal.

 

Concepto del proyecto

Optamos por una volumetría tipológica de perímetro libre que proporciona cuatro caras liberadas de los bordes medianeros.
Frente a este objeto tipológico propusimos el diálogo entre dos elementos morfológicos: Uno a manera de cáscara materializada en hormigón a la vista “protectora y contenedora” de todos los servicios duros del edificio, y un segundo elemento volumétrico fundamental definido por un “prisma vidriado, leve y transparente” conformado por los 8 niveles de 1000m2 destinados a planta libre neta de uso administrativo que albergaría casi a la totalidad de la población del edificio.
Conceptualmente el primer elemento morfológico de hormigón “protege al segundo” al conformar una “piel” que hace eficiente el uso energético del edificio e incorpora todas las necesidades técnicas tales como los núcleos sanitarios, ascensores, tanques, montantes , escaleras de escape, etc.
Esta piel protectora controla las diferentes orientaciones, incorpora distintas tipologías de parasoles, protege las áreas vidriadas y ordena morfológicamente los llenos y vacíos en lugares estratégicos. Al liberar las visuales no compromete los recursos energéticos necesarios para la climatización del edificio, a la vez que las cubiertas planas trabajan como receptoras de agua para el reúso y recupero de la misma.
Esta concepción volumétrica ubica todas las áreas de servicios y técnicas del edificio en la cara menos favorable. Al ordenarse de esta forma, queda conformada una planta tipo de núcleo lateral que ofrece la flexibilidad funcional requerida por el cliente.
El segundo elemento morfológico: prisma vidriado, alberga y contiene la totalidad de las funciones administrativas. Al materializarla vidriada y transparente -por oposición al hormigón (contenedor y protector)- rescata las mejores visuales. Su posición estratégica dentro de la volumetría general se eleva 10 m. al frente por sobre el nivel de vereda y alberga casi a la totalidad de la población del edificio, desvinculando el área administrativa de una avenida de alto tránsito (Av. Brasil).
Al elevar el prisma, se genera por debajo la espacialidad destinada al acceso. Resuelta con una doble altura articula con un entrepiso donde posicionamos el Auditorio (área requerida según el programa de necesidades).
La última losa del prisma vidriado -contenedor de todas las plantas tipo del edificio- se utiliza como terraza verde de expansión para las actividades recreativas tales como el Comedor, Gimnasio, área de relax y juegos

 

Conclusión

Proyectamos un edificio funcionalmente eficiente que permite modificarse fácilmente a partir de plantas flexibles y libres, con una concepción volumétrica compuesta por dos envolventes: una frágil, leve y transparente que contiene las áreas neurálgicas y más pobladas del edificio; y otra dura y sólida, protectora de la acción climática, que incorpora todos los servicios, áreas técnicas y los recursos necesarios para lograr un edificio técnicamente autosustentable. KWA

 

2017 © Kraftwelt – Arquitectura Corporativa